Como baldado de agua fría cayó para la actual Administración la noticia del Alcalde electo, Edgar Tovar, quien dijo que no iba a seguir con la Secretaría de Tránsito Municipal.

Aseguró que es inviable desde el punto de vista económico, porque mensualmente su funcionamiento estaría por el orden de los 100 millones de pesos.