Los ladrones dejaron sin servicio de acueducto a más de 150 familias de Laureles 1, al robarse el cableado de las motobombas que alimentan del preciado líquido las 8 torres de apartamentos en ese complejo habitacional de la capital araucana.

Según el veedor Antonio Cesar Muñoz Molina, le corresponde a EMSERPA o en su defecto a la Gobernación o Comfiar, adquirir el nuevo cable para así restablecer el suministro de agua a quienes habitan en la parte alta de dichos bloques.