Decepcionadas se encuentran cerca de 200 familias del asentamiento Pescadito, quienes durante el mandato de Facundo Castillo y Luis Emilio Tovar en 2014 , consiguieron a través de una acción popular la reubicación hacia otros sectores de la ciudad. Han pasado seis años desde entonces y todavía siguen esperando se cumpla el ordenamiento de la reubicación.

Además, líderes del asentamiento han manifestado que durante el gobierno de Ricardo Alvarado Bestene, se les prometió un lote de cinco hectáreas en el sector de Caño Jesús, pero que la mitad de ese terreno fue invadido.

Por ahora se espera el pronunciamiento del actual gobernador.