De acuerdo con los lineamientos del Ministerio de Salud, si el paciente a los 10 días no presenta síntomas se considera recuperado y no requiere una nueva prueba, además si es trabajador podrá reasumir sus funciones. Asimismo, los familiares deberán aislarse durante 14 días y si en ese lapso de tiempo no presentan síntomas podrán retomar sus actividades normales.