Al parecer a los araucanos ya no les interesa adquirir estos productos que a principio del aislamiento obligatorio fueron escasos. El gremio farmacéutico registró que, en las últimas semanas hubo una reducción notoria en el consumo de esos elementos de bioseguridad.

El farmaceuta César Coirán Arana, manifiesta que las ventas disminuyeron en un 80%, recordó que semanalmente las droguerías llegaban a vender hasta mil tapabocas y ahora, ni siquiera se venden cien.

El producto que más se vende actualmente son las capsulas de Azitromicina, un antibiótico que según la ciudadanía ayuda para prevenir la Covid-19.