Los piratas hacen su agosto mientras los Alcaldes prohíben el transporte público entre municipios

Mientras los municipios de Arauquita, Saravena y Fortul han optado por permitir el tránsito de vehículos de servicios público cumpliendo con las medidas preventivas para evitar el contagio del Covid-19, los mandatarios de Arauca, Edgar Fernando Tovar Pedraza, y de Tame, Aníbal Mendoza Bohórquez, han señalado expresamente mediante decretos que no permitirán el transporte intermunicipal.

Cabe destacar que en estos momentos en el departamento de Arauca no se cuentan con casos positivos de covid-19 por lo que se esperaba que este tipo de actividad comercial se reactivara poco a poco, Tame y Arauca son epicentros de viajeros del Departamento por lo que para las empresas resulta un factor fundamental poder abrir estas rutas.

Con la negativa de los Alcaldes, quienes están facultados por el Presidente para adoptar medidas la comunidad se pregunta si no están fortaleciendo la piratería terrestre la cual hace de las suyas en las vías públicas.

No solamente están prestando el servicio sino que han incrementado el valor del pasaje de manera exagerada; según algunos viajeros, por viajar de Tame a Arauca pueden llegar a cobrar hasta cien mil pesos por trayecto, mientras que Arauca-Puerto Jordán cobran hasta cincuenta mil pesos.

La comunidad exige a los mandatarios que apliquen medidas que garanticen que así como se le exige al servicio público se hagan los controles con los piratas. En el caso particular de Arauca se ha señalado que la frontera está abierta para quienes pasan por el río Arauca pues diariamente se cuentan por cientos los ciudadanos que vienen del vecino país a mercar y pasar para el Amparo y algunos llegan hasta Guasdualito sitio donde se tienen identificados varios casos de Covid-19.

Un viajero señaló; “de nada sirve impedir que trabajen los taxistas o los señores de las busetas viajando a otros municipios si el coronavirus va llegar de Venezuela a través del río”.

En Tame los migrantes están llegando a pie o en vehículos como tractomulas o camiones desde el centro del país, otros vienen de países como Perú y Ecuador, a estas personas se les garantiza el transporte a través de los llamados cordones humanitarios, realizando un tránsito intermunicipal el cual se le está negando a las empresas legalmente constituidas y de quienes dependen cientos de familias en el departamento de Arauca.