El gremio de vendedores informales también espera la ayuda del Gobierno para subsistir durante la cuarentena, pues sostienen que ya van para 8 días de aislamiento y no tienen cómo sostener a su familia. Milton Vergel, dueño de un puesto de venta de empanada, pasteles y jugos dijo que tiene guardado el carrito porque la fuerza pública restringe el trabajo y él tiene esposa, hijos y personas de la tercera edad bajo su responsabilidad.“Que nos tengan en cuenta a los vendedores ambulantes porque no nos han colaborada con nada. Vivimos en el sector de Pescadito, donde han hecho censo con otros sectores de población, pero con los vendedores informales nada»