Más de 400 babillas se encuentran a punto de morir por la sequía en la vereda Matal de Flor Amarillo, según la denuncia hecha a través de redes sociales por el diputado Juan Quenza. Hoy las autoridades ambientales llevarán agua en carro tanques e iniciarán trabajos de instalación de un puntillo de extracción de agua para atender a los reptiles.
“En estos momentos hay de 200 a 400 babillas nadando entre el lodo y se están muriendo, hoy estaremos atendiendo está situación con la Secretaría de Agricultura y Corporinoquia, para mitigar esta situación de inmediato, esta situación no da espera y las babillas no se pueden morir”, acotó El diputado Juan Quenza.