Un incendio forestal arrasó cerca de cinco mil hectáreas de bosque nativo y calcinó a decenas de especies, en zona rural del municipio de Tame, según el balance entregado por miembros de la defensa Civil. Según habitantes de la zona la conflagración fue producto de un incidente en una improvisada venta de combustibles, una semana entera le costó a los organismos de socorro apagar el fuego. Gracias a la acción oportuna de la Defensa Civil, los bomberos, el Ejército y habitantes de la Vereda Puna Puna y Caribabare, se dio respuesta a esta emergencia que dejó consumidas las hectáreas de potreros y reservas forestales, la conflagración por poco deja sin servicio de energía eléctrica al municipio.