El pasado fin de semana una mujer en un acto de desespero e impotencia decidió amarrarse en las instalaciones de la EPS Comparta con el fin de que ésta le autorice una remisión inmediata para su progenitora quien es de la tercera edad y lleva más de 20 días hospitalizada.

Noraly Martínez, manifestó que a su mamá le diagnosticaron una masa muscular por lo que necesitan una remisión a un centro asistencial donde la pueda atender un especialista de tercer nivel, y la EPS COMPARTA ha sido negligente con la autorización.