Los beneficiarios de las 206 viviendas que se construyen en Playitas, que no tengan los 28 millones de pesos, deben renunciar al programa para darle paso a quienes se encuentran en espera y sí cumplen con los requisitos.

Así lo indicó la secretaria de Inclusión Social, Carmen Alicia Cáceres López, quien sostuvo que ellos firmaron un compromiso, en virtual del cual gestionarían un crédito o harían ahorro programado para garantizar el cierre financiero.