Como para alquilar balcón estuvo la reunión de junta directiva de la Cámara de Comercio de Arauca, donde las mayorías le dieron golpe de estado a los presidentes de la entidad.

Inicialmente y en desarrollo de una acalorada reunión, cuatro de los seis miembros de la junta tumbaron al presidente Francisco Javier Vescance y luego removieron a la presidenta ejecutiva, Gisela Garcés Valdés, quien llevaba 13 años en el cargo.

Para reemplazar a Vescanse, fue elegida como nueva presidenta de la Junta Directiva, la comerciante Miryam Figueredo Castaño, mientras que según los estatutos, es la jefe de la dirección administrativa y de planeación, quien le corresponde designar al sucesor de Garcés Valdés.