Hasta comienzos del próximo año queda garantizado el servicio en el área de atención a Neonatos en estado crítico, en el hospital San Vicente de Arauca, luego del inesperado cierre temporal por la falta de insumos para su operación.

De acuerdo con el director del centro asistencial, Luis Enrique Ballesteros Sanguino, la intervención de la Procuraduría resultó fundamental, toda vez que se recibió el apoyo de muchos estamentos y el Gobierno a través de la Unidad de Salud asignó una partida para compra de insumos.