Fernando Gámez, presidente de la Junta de Acción comunal de la vereda Monserrate de Arauca, denunció que los habitantes se encuentran preocupados y bajo zozobra constante por la constante presencia del ELN y disidencias de las FARC, quienes han venido cometiendo crímenes y extorsiones, debido a la falta de presencia institucional.

“En Monserrate vive gente buena. Estamos cansados de ser estigmatizados. Las personas ya sienten miedo de acudir a nuestra vereda, debido a la situación de orden público. Hemos llegado al punto en que los grupos armados decretan toque de queda, como ocurrió en diciembre del año pasado”, dijo Gámez.