Como desalentador calificó Mario Salamanca, integrante de la Asociación de Porcicultores del Departamento, denunció que la producción se redujo en un 65 por ciento, debido a los altos costos que registran los concentrados para cerdos, producto del mal estado de la ‘Trocha de la Soberanía’.

El líder gremial, añadió que a esa situación se suma que no existe una planta de sacrificio, lo que dificulta la comercialización y venta en canal, porque el proceso no se realiza cumpliendo con los estándares sanitarios, situación que redujo ostensiblemente el número de productores, pasando de 2.500 a 900 familias.