El atentado al CAI del barrio Primero de Enero volvió a llenar de preocupación a los habitantes del sector por el riesgo en el que se encuentran.

Contó que las detonaciones de la noche anterior pudieron haber ocasionado una tragedia, ya que el sitio es frecuentado por niños. Propuso que le compren el terreno para ubicarse en otro lugar.