El gobernador, Ricardo Alvarado, señaló que el Departamento no posee recursos para atender la situación de unos 53 militares venezolanos que desertaron y se trasladaron a territorio colombiano, pues quien debe hacerlo es el gobierno nacional.

“Hemos tratado de realizar acercamientos con migración y el gobierno central para que les otorguen ayudas, como autoridades no vamos a permitir que se tomen el edificio de la Gobernación”, preciso Alvarado Bestene.