Herminson Leiton, presidente del Comité de Ganaderos de Tame, reveló que a raíz del aumento en los casos de ‘carneo’, (descuartizar una res y llevarse la carne), les ha tocado montar guardia nocturna.

Manifestó que a diario hurtan unas seis reses y los hechos se presentan en fincas cercanas al casco urbano, situación que los mantiene preocupados y sin posibilidad de interponer las denuncias.

“La gente tiene su ganado muy cerca de las viviendas y con el ojo abierto a cualquier evento. Tampoco se ha podido identificar a los responsables, pero ya estamos en ese proceso”, aseguró.