Aunque no hubo intoxicación, preparación de alimentación escolar en Arauquita presentan deficiencias

Aunque no hubo intoxicación, preparación de alimentación escolar en Arauquita presentan deficiencias

Niños 2La Unidad de Salud de Arauca presentó el informe final del brote de enfermedad transmitida por alimentos (ETA), ocurrida en instituciones educativas del municipio de Arauquita el 3 de agosto anterior, donde se habló inicialmente de una presunta intoxicación de 42 estudiantes de los establecimientos educativos Liceo del Llano y Gabriel García Márquez.

De acuerdo con el informe en las conclusiones finales se manifestó que de acuerdo al análisis realizado por el Laboratorio de Salud Pública Fronterizo — las muestras de los alimentos implicados y muestras biológica obtenidas de los pacientes, mostraron resultados negativos para microorganismos patógenos y se descarta la probable intoxicación-­infección por patógenos (E. Coli, Estafilococo, Salmonella).

Sostiene además que se descarta la posibilidad de tres brotes simultáneos y se opta por considerar un único brote con 42 implicados correspondiente al Liceo del Llano, determinando los casos de los otros dos colegios como casos coincidentes, inducidos más por la preocupación general y ansiedad, que por unos signos y síntomas característicos. Así mismo, con la posibilidad de que se hayan identificado casos dentro del probable brote que no correspondan a la fuente de exposición.

Agrega que es difícil correlacionar los períodos de incubación tan cortos (menos de 20 minutos promedio), presentando signos y síntomas no tan específicos para ETA, sin presencia de vómito, ni diarrea, para determinar una fuente común de afectación proveniente de los alimentos implicados.

Sin embargo, reza el informe que de acuerdo a las visitas de inspección sanitaria realizadas, se evidencia que las condiciones de áreas y de procesos presentan deficiencias, especialmente por una ineficiente aplicación de los planes de saneamiento requeridos para propiciar una efectiva inocuidad y calidad de los alimentos, generándose factores de riesgo para los consumidores de alimentos allí preparados y servidos.

Otro factor importante a considerar, es el riesgo de consumo de agua no potable, puesto que no se cuenta en los establecimientos con controles, ni sistemas de tratamiento efectivos y todos los grifos externos a las áreas de preparación de raciones pueden ser utilizados indistintamente para beber a demanda. En una visita posterior al brote se evidenciaron estudiantes con malestar estomacal luego del consumo de agua turbia (amarillenta) consumida de grifos distintos a las áreas de preparación de alimentos.